Restaurantes

De estilo sencillo o elegante, vanguardistas o coquetos y tradicionales, especializados en la consistente cocina holandesa o en otras un poco más exóticas: a la hora de salir a comer en Groninga, las posibilidades son infinitas. 

Si el tiempo acompaña, el Boccaccio, en la calle Steentilstraat, es una visita obligada. En la intimidad de su confortable terraza, disfrutará como si estuviera en un paraíso mediterráneo. De igual manera, el centro de la ciudad dispone de innumerables opciones para satisfacer a los paladares más exigentes, como el Schuitendiep, el Noorderplantstoen o el Kromme Elleboog. Naturalmente, fuera del centro abren sus puertas también infinidad restaurantes de gran calidad, que merece la pena conocer, como el Kaap Hoorn, un encantador restaurante de playa, en el que podrá degustar su cocina mientras disfruta de unas fabulosas vistas sobre el lago Hoornse Meer.

Puede encontrar más información en nuestro sitio web en inglés

deel deze pagina: